¿A quién dirigirse?

Cuando lo estés dejando, si ves que flaqueas ¡no te asustes! En su lugar, pide ayuda.

Incluso aunque estés muy bien preparado, durante el proceso de dejar de fumar pasarás por momentos muy difíciles. Tal vez se te antoje un cigarro y sentirás que estás a punto de ceder, pero recuerda que eres lo suficientemente fuerte como para vencer ese deseo. Tienes a tu disposición un montón de herramientas y cuentas con un montón de personas que podrán ayudarte.

Tener con quien contar puede ser fundamental a la hora de superar los momentos más complicados. Ya sea un familiar, un amigo o cualquier persona con la que mantengas un contacto periódico, que sepa que estás intentando dejar de fumar, podrá ayudarte a seguir el camino. Basta con establecer un sistema para que esa persona pueda intervenir oportunamente cuando lo necesites.

Escoge tu propio grupo de ayuda

Pon a tus familiares y amigos al corriente de la situación. Explícales por qué quieres dejar de fumar y lo que representa para ti. Pídeles que intenten estar preparados para cuando les pidas ayuda. Cuanto mayor sea ese grupo de ayuda, más gente tendrás a quien llamar.

Manténlos al corriente

A veces, la gente que te rodea puede ayudarte a lograr el éxito, especialmente si conocen los hechos y están debidamente preparados.

Utiliza una palabra en clave

Deberá ser una palabra sencilla y con significado. Revela la palabra a tus amigos y diles lo que tienen que hacer cuando la pronuncies. Puede ser cualquier cosa – por ejemplo, ‘ansiedad’ – lo importante es que tus amigos te ayuden a no flaquear cuando la escuchen.

Pulsa el botón de emergencia

Ese botón puede ser cualquier cosa: tu teléfono móvil, tu cuenta de correo electrónico, tu página de Facebook o incluso tu boca. Cualquier medio es bueno para pedir ayuda.

Muéstrales tu compromiso

Puede ser una nota, una grabación de audio o un vídeo. Ellos comprenderán lo que eso significa para ti y podrán ayudarte aún más. Si ven que tienes deseos de fumar, podrán leerte o reproducirte el mensaje para que no te rindas.
Llámales si tienes una recaída.
Si has fumado un cigarro, no quiere decir que hayas fracasado en el intento. Llama a algún amigo del grupo de ayuda y cuéntaselo. Comentarlo puede evitar un error similar en el futuro y puede que a tu amigo se le ocurra algún otro modo de ayudarte.

Ayúdate a ti mismo

Existen varias aplicaciones online que pueden proporcionarte un apoyo similar al de un compañero para dejar de fumar. Además de algunos juegos para distraerse de la ansiedad, hay un rastreador de tentaciones y algunos consejos que te ayudarán a superar los momentos más difíciles, por lo que nunca estarás solo.

Puede que en algún momento de pánico necesites la ayuda de tus amigos. Si eso te ayuda a seguir con tu plan, no dudes en llamarles.

EMPIEZA HOY TU NUEVA VIDA LIBRE DE CIGARRO