Dejar de fumar, ¿solo o acompañado?

Tanto dejar de fumar por tu cuenta como hacerlo con uno o dos amigos, tiene sus pros y sus contras. ¿Qué es lo mejor para ti?

Como fumador, es probable que conozcas a alguien que también fume. ¿Por qué no preguntarle si le gustaría dejar de fumar contigo? Si ya lo has intentado solo en otra ocasión, dejar de fumar con un amigo que comparta los mismos objetivos podría ser la respuesta. Es lo que se llama trabajo en equipo.

Otra opción es que desees dejar de fumar por tu cuenta, lo que también estaría bien. Cada persona es distinta y puede que un enfoque más personal sea la mejor manera de lograrlo para ti.

Obviamente, existen pros y contras para ambas opciones. Sin duda, no hay una respuesta ‘correcta’ para dejar de fumar. Se trata de escoger lo que mejor te funcione. Si te ayuda el apoyo de algún amigo cercano, excelente, pero si prefieres centrarte en llegar a la meta por ti mismo, existen otros tipos de ayuda. Estas son las ventajas de cada una de las estrategias.

En solitario

 

  • En definitiva, sólo tú puedes tomar la decisión de dejar de fumar. Tiene que ser algo que realmente desees y tendrás que esforzarte para ello, tanto si lo haces solo como acompañado. Es tu batalla para la gloria.
  • Dejar de fumar en solitario significa que podrás hacerlo a tu manera. Si te ayuda evitar los bares, o ir a correr, o la lectura, podrás hacerlo donde y cuando quieras.
  • Podrás centrarse en ti mismo. Querer asegurarte de lograr el éxito en tu proceso no es egoísmo y si dejas de fumar por tu cuenta no tendrás que emplear tu energía en apoyar a otra persona. Además, no te verás afectado por sus flaquezas.
  • Tendrás más oportunidades de rodearte de amigos no fumadores, que podrían ser una mejor influencia, ya que no los asociarás automáticamente con el tabaco.
  • No dependerás del apoyo de una sola persona. Podrás contar con cualquiera de tus familiares o amigos no fumadores, en lugar de depender de un compañero en la misma situación, para ayudarte en los momentos más duros.

 

 

Esfuerzo en equipo

 

  • Si emprendes esta andadura acompañado, contarás con el apoyo de alguien con los mismos objetivos, por lo que no te sentirás solo.
  • Esa persona entiende por lo que va a pasar mejor que ninguno de tus amigos no fumadores, por lo que podría ofrecerte un apoyo mayor cuando lo necesites.
  • Podrán intercambiar consejos útiles. Si algo te ha ayudado realmente en un momento difícil, puedes compartirlo con tu compañero, ayudándose así mutuamente.
  • Podrán distraerse el uno al otro. Contar con una o varias personas en el equipo, hará que aumenten las posibilidades de distraerse. También podrán motivarse mutuamente para realizar alguna actividad y comer de manera adecuada.
  • Cuando hay varias personas intentando dejar de fumar, los demás amigos, fumadores o no, pueden prestar más atención, tomarles más en serio y hacer más por ayudarles.
  • Estarás ayudando a otra persona a dejar de fumar, lo que puede motivarte aún más.
  • Las posibilidades de dejar de fumar son aún mayores. Si dejas de fumar solo y sigues saliendo con amigos que fuman, podrías tener una recaída, mientras que, si dejan de fumar juntos, se eliminan las posibilidades de caer en la tentación.

 

 

Si van a trabajar en equipo para dejar de fumar, podrán emplear muchas estrategias en común. Sin embargo, es probable que los tratamientos necesarios sean distintos, por lo que deberá escoger el que se adapte mejor a su situación.

Sea cual sea tu planteamiento para dejar de fumar, por tu cuenta o con algún amigo, lo importante es que escojas el que mejor te funcione y que sigas intentándolo, incluso aunque te equivoques.

EMPIEZA HOY TU NUEVA VIDA LIBRE DE CIGARRO

ENCUENTRA NIQUITIN AQUÍ