Deja de fumar y empieza a ahorrar

Dejar de fumar puede reportar enormes beneficios económicos. Con la táctica adecuada, podrás ver cómo tus ahorros crecen cada vez más…

Para muchos fumadores, el dinero es un excelente incentivo para dejar de fumar, y con razón. Los beneficios económicos que se obtienen al dejar el tabaco pueden ser sorprendentemente sustanciales. Piensa lo que gastas al día, a la semana, o incluso al año en tabaco. Por ejemplo, si pagas $45 pesos por cada cajetilla de 20 cigarros y te fumas una cajetilla diaria, estarás gastando unos $315 pesos semanales. O lo que es lo mismo, ¡cerca de $16,380 pesos al año!

Es posible que quieras disfrutar de este dinero a corto plazo, o bien ser precavido y guardarlo para cualquier imprevisto en el futuro. Decidas lo que decidas, la primera tarea es convertir la teoría en realidad y ¡empezar a ahorrar! Estas son algunas maneras de hacerlo.

Diez pesos por cada deseo incontrolable de ahorrar

Dejar de fumar te proporcionará beneficios económicos de inmediato, así que podrás apreciar enseguida por qué es una buena idea. Con la táctica adecuada, podrás ver crecer tus ahorros cada vez más. Cada vez que tengas ganas de fumar, en lugar de ceder al deseo, pon diez pesos en una caja o cochinito – cualquier sitio donde el dinero esté seguro y a mano para cuando lo necesites. Puede ser una buena forma de ahorrar y te sorprenderá con qué rapidez se acumula el dinero.

Excelente para… ver el dinero que ahorras cada día y que podrás gastar en pequeños caprichos, como una salida al cine, una camisa nueva o una noche con los amigos.

Ingrésalo al banco cada mes

Dejar de fumar también puede ayudarte a ahorrar para algunas compras más sustanciales con una rapidez sorprendente. Al dejar de fumar, tus ahorros pueden crecer en un período relativamente corto de tiempo y significar una diferencia real. Calcula cuánto gastas al mes en tabaco. Abre una cuenta de ahorro nueva y transfiere a ella esa suma una vez al mes (posiblemente el día de cobro). Si abres una cuenta de ahorro a la que no puedas acceder durante un tiempo determinado, no te podrás gastar los ahorros. Para facilitar las cosas, ordena una transferencia periódica de forma que el pago se realice automáticamente.

Excelente para… apartar algo de dinero cada mes para ese ordenador nuevo o esas vacaciones que lleva tiempo deseando.

Consolida tus ahorros

Dejar de fumar también podría cambiar tu situación financiera a largo plazo. Por ejemplo, podría aumentar la cuota mensual de tu hipoteca por el importe que te habrías gastado en tabaco al mes. Ese dinero realmente se nota y podrías tener tu casa pagada mucho antes que si hubieras seguido fumando. También puedes emplear ese dinero para devolver antes cualquier préstamo o pagar una parte mayor de la tarjeta de crédito.

Excelente para… liquidar cualquier deuda mucho antes.

Ahorrar para el futuro

Tengas la edad que tengas, dejar de fumar ahora podría permitirte vivir más desahogadamente – y de forma más divertida – cuando seas mayor. Ahorrar el dinero que estarías gastando en tabaco es una excelente manera de asegurarte una vida mejor en la jubilación. También podrías ahorrar para el futuro de otra persona abriendo una cuenta, por ejemplo, para tu hijo o tu nieto. Por supuesto, ¡puedes dejar algo para ti mismo!

Excelente para… sentir la agradable sensación de estar preparado para disfrutar el futuro. Podrías gastar parte de esos ahorros en ese crucero que siempre has querido hacer.

Cuando conviertas la teoría en realidad, empezarás rápidamente a ahorrar y podrás comprobar los impresionantes beneficios económicos que te reporta.

EMPIEZA HOY TU NUEVA VIDA LIBRE DE CIGARRO

ENCUENTRA NIQUITIN AQUÍ