Detén el daño que el tabaco causa en tu piel.

Si te preocupa perder tu aspecto juvenil, dejando de fumar detendrás el daño que el tabaco hace a la piel haciendo que aparezcan arrugas prematuras.

Algunos estudios demuestran que fumar provoca envejecimiento precoz de la piel. Las personas que fuman más de 20 cigarrillos al día tienen más posibilidades de presentar arrugas prematuras que los no fumadores, un efecto que es inevitable a la par que irreversible y que es más pronunciado en las mujeres.1 Para aquellas personas que se preocupan por su aspecto, dejar de fumar debería estar a la cabeza en su lista de prioridades.

Qué puedes esperar

A largo plazo, el tabaquismo puede provocar marcadas patas de gallo, arrugar verticales por encima de los labios y numerosas arrugas finas en las mejillas. La constricción de los vasos sanguíneos produce también rotura de los capilares y, al verse la piel privada de oxígeno, pasa a tener un aspecto más debilitado y un tono grisáceo.

Mantén tu piel rejuvenecida

Existen multitud de tratamientos antiarrugas y antienvejecimiento en el mercado, pero si eres fumador, una de las mejores cosas que puedes hacer es dejar de fumar, ya que te ayudará a conseguir una piel más natural y luminosa.

  1. Ernster, V., Grady, D., Miike, R., Black, D., Selby, D. & Kerlikowske, K. ‘Facial Wrinkling in Men and Women, by Smoking Status’, American Journal of Public Health, Jan 1995, vol. 85, No.1, pp 78-82

EMPIEZA HOY TU NUEVA VIDA LIBRE DE CIGARRO